sábado, 25 de abril de 2009

Estábamos pocos y parieron los sueños...





Estábamos pocos y parieron los sueños...
-Y la luna, a su albedrío-
Sortilegio de mandalas rolan sobre Ízaro.
Un banco me presta sus maderas gastadas
y me siento a meditar...Mientras
endereza el timón la mañana
la alameda se emboza en tornasoles, y una nube
escancia su agua-luz sin misterio...
...soy un barco encallado en tierra
con la proa hacia poniente
y pido ser vela al viento;
Tal te veo, hermosa y marinera
respirando sal y brea
mientras te abrazan las olas...
...Mundaka.


Gabriela(c)Septiembre 2008

6 comentarios:

Rocío dijo...

Que hermoso y solo está este bello poema con el mar de fondo.

Te dejo un abrazo.

Rocío

Gabriela dijo...

Gracias Rocío, por acercarte a mi verso y a mi mar...Gracias a tí, ya no es´tarán solos.

Un abrazo, amiga

Gabriela

Rossana dijo...

Aquí estoy mi querida Gabrielita
Leyendo y disfrutando tu páginas
Besos alados
Dulces sueños
Ross

Gabriela dijo...

Gracias, mi amiga. Tú eres parte de mi blog, sin tí estaría cojo

Un abrazo

Gabriela

stella dijo...

Vengo a visitarte querida Gabriela, y a disfrutar como antaño de tus versos, tienes yhn hernmoso blog querida amiga
Un beso Stella

Gabriela dijo...

Gracias carmen, dichosos los ojos que ven tus letras.

Un abrazo grande y no te olvido

Gabriela